Iritziak

GIRO INESPERADO 2....O NO.

Como si fuese el relato de alguna película Hollywoodiense, la anteriormente llamada Izquierda Abertzale Oficial, hoy en día la Socialdemocracia autonomista vasca, parece haber dado un giro inesperado quien sabe hacia que meta o final.

En los próximos meses viviremos momentos amargos y complicados, ¿pero desde cuando el parto de un mundo nuevo se logró sin dolor?

Hace unos días un apreciado camarada latinoamericano conversaba conmigo por whastapp sobre la situación del proceso independentista catalán. Este dirigente de una organización revolucionaria del país de Salvador Allende y Miguel Enríquez, decía textualmente “¿Oiga, al parecer el Estado español tomó el control total de Cataluña?”. Yo le contesté con un lacónico “Sí”. De inmediato volvió a preguntar, “¿Y existen independentistas que salgan a pelear?”. Ante mi telegráfico “No”, afirmó “Que lamentable”.
Mi nuevo “Sí” fué contestado con un “Bueno, pero no se enfade conmigo, yo soy chileno, no catalán”.

 Esta breve conversación, completamente intrascendente para el rumbo de los acontecimientos en curso, sintetiza la perplejidad y el desconcierto en que se encuentra una buena parte de la solidaridad internacionalista con Cataluña, y considero que un considerable sector del pueblo trabajador catalán que defiende la República.

               “La revolución y nosotros que tanto la quisimos” (Cohn Bendit)

 

Tengo presente las entrevistas sobre aquel pasado añorado por el ex líder (Cohn Bendit), reconvertido del 68 francés, recordando junto a viejos camaradas pasajes no olvidados. En ese largo recorrido por el tiempo son pocas las excepciones de quienes fueron y siguen siendo (como el incombustible J.Pierre D. “el vasco comunista libertario” que sigue siendo..) . Se respira añoranza y cierta pena en el fondo de quienes ya no son. La mayoría confirma la vieja sentencia (reaccionaria) “el que a los 20 años no ha sido comunista.….. Unos pocos, entre ellos el de Iparralde y un currela de la Renault seguían acumulando juventud.

El caso de “Hontzak Konpartsa” como motivo para poner de una vez por todas un debate necesario sobre la mesa.

Los sucesos ocurridos con la parodia realizada por Hontzak en su txozna durante la Aste Nagusia de Bilbo, así como su posterior repercusión social y mediática; reclaman para sí, más allá de lo meramente anecdótico, y de la propia valoración que podamos hacer en su doble vertiente de dicha dicotomía, por un lado, el derecho a la libertad de expresión (en este caso, ejercida además,en el ámbito propio del interior de la txozna), y por otro, el respecto a las creencias religiosas, requieren, decíamos, elevar el debate de anécdota a categoría, conformando un estudio que nos permita a su vez, desde una perspectiva más profunda, con todas sus aristas, tratar la laicidad y el laicismo, y por otro la creciente y asfixiante imposición religiosa tradicional, no solo en el seno de la sociedad vasca sino en el conjunto de las naciones y estados.

Seguramente muy pocos de los que asisten hoy en día a las fiestas de San Fermín recuerden como eran estas fiestas hace treinta años, ni como en realidad comenzaron. Eso sí, muchos seguro que conocen los míticos cuentos que escribía Hemingway, sobretodo los guiris. Hoy en día durante las fiestas prácticamente la gente viene a Iruña a pasar dos, tres o los días necesarios bebiendo hasta que el cuerpo aguante, para ver e intentar correr delante de un animal, y para llevarse un pañuelico de las fiestas de este año. Pasado el día quince, todo vuelve a la normalidad.