Eladio Zilbeti y la manipulación de la Memoria sociopolítica ekintzale.

Memoria histórica

Sigue la manipulación de la memoria sociopolítica de los militantes de izquierda abertzale asesinados durante el Franquismo. Sucedió de la mano de EH Bildu hace pocas fechas  en Barrundia con el histórico komandante de gudaris ekintzale Jose Placer (http://www.herritarbatasuna.eus/eu), y esta vez le ha tocado en “suerte” a Eladio Zilbeti.

Iruinseme, abertzale independentista, euskaltzale y militante de la izquierda abertzale en las filas de ANV. Asesinado hacia el 16 de enero de 1937 por los fascistas. Eladio fue un destacado dirigente del club Osasuna en sus comienzos y hay razones para pensar que desde su condición de euskaltzale fue además el que le dio su nombre euskadun al Club. Por ello, y por su condición de militante independentista y de izquierdas, de ANV en suma, su nombre y su memoria ha sido sepultada durante décadas no solo durante el franquismo sino en las décadas posteriores de post franquismo de la mano de UPN y PSOE que han gobernado ininterrumpidamente en la Comunidad Foral Navarra.

El otro día y tras la pantalla de una iniciativa “Privada” el alcalde de Iruñea Asiron  de EH Bildu le organizó un homenaje. En este homenaje, como viene siendo habitual en actos institucionales parecidos del PNV y EH Bildu, se pasó de puntillas sobre la memoria sociopolítica de los militantes supuestamente homenajeados, faltando así al principio de  derecho a la verdad y a la reparación sociopolítica en su condición de militantes asesinados por sus ideas. Evidentemente la familia sociopolítica del homenajeado fue ninguneada para que ninguna voz discordante tapase la música “buenista” y “buenrrollista” del momento, ni alterase la estrategia de liquidación de cualquier atisbo de confrontación y de denuncia del marco político que perpetua la impunidad del franquismo, sus crímenes y la denuncia de sus sucesores directos.

El discurso endulcorado de “los nuevos tiempos” que impregna todo lo que algunos hacen pretende laminar la crudeza de que dentro este marco político es imposible garantizar a las víctimas del genocidio franquista los principios de Verdad, Justicia y Reparación además de las garantías de no repetición. Solo un marco de confrontación con el entramado post franquista y la abolición del régimen del 78 podrá abrir la puerta a estos derechos.

Abajo reproducimos la opinión de Eduarno Renobales, historiador y autor del libro sobre la historia de ANV, “EAE-ANV el otro nacionalismo”. En ella Renobales hacía varias peticiones al alcalde Asiron. Evidentemente ninguna se cumplió en el “homenaje”.

Nosotros desde Herritar Oroimen Historikoa, más allá de la mera crítica a lo que otros hacen y en este caso manipulan, asumimos el compromiso de realizar en el menor plazo posible un acto popular de reparación de la memoria sociopolítica del militante de EAE-ANV Eladio Zilbeti. Esta será nuestra contestación al mal hacer de algunos/as, (y en concreto a este caso),  en los temas de Memoria Histórica.   

 

Herritar Oroimen Historikoa

 

Eduardo Renobales, historiador.

 

Parece ser que alguien en Iruña ha redescubierto a Eladio Zilbeti Azparren y se le va a dedicar una calle en la zona donde se sitúa el campo del Osasuna. Bien. Y acudirá el alcalde Asirón. Bien. Todo correcto. Eladio fue uno de los fundadores de dicha entidad deportiva, además de tesorero, y parece coherente esta dedicatoria. También cuenta la leyenda que fue uno de los culpables de que el club de fútbol de Iruñea sea el único importante de Euskalherria que tenga nombre euskaldun. Eladio, además, fue militante de EAE-ANV y los fascistas le fusilaron por ello. Hasta ahora todo se sitúa en la normalidad de un acto de esas características.

Eladio Zilbeti se definía como abertzale, de izquierdas e independentista. Era un trabajador y euskaltzale, todo ello suma de sospechas para los defensores de la Navarra tierra eterna de España, obviando evidentemente al duque de Alba y a Iñigo de Loiola. Entre el 16/ 17 de enero del 37 después de ser puesto en libertad, se le paseó hasta Etxauri y se le fusiló en ese pueblo no muy lejano de la capital. Su delito: la confesión anteriormente enunciada. No presentaron, ni seguramente buscaron, sus ejecutores ninguna razón más. No lo necesitaban. No acabaron con él en un arrebato incontrolado durante los primeros días del alzamiento de Mola. Esperaron seis meses para terminar con su vida, en un acto de pura venganza. Eladio ni era un elemento destacado ni peligroso para los milicos alzados. Simplemente era un honrado trabajador de ANV. Y le dieron el mismo trato que a otros camaradas: José Plazer Mtz. De Lezea, Pedro Barrondo, Joxe Azurmendi, Ángel Madariaga, Alberto Barandika o el pelotari Francisco Liñero. Fusilados por ser militantes de EAE-ANV.

Comments (0)

There are no comments posted here yet

Leave your comments

Posting comment as a guest. Sign up or login to your account.
0 Characters
Attachments (0 / 3)
Share Your Location