¿ Es la ikurriña la bandera de todos los navarros/as ?

¿Es la ikurriña la bandera de todos los navarros/as?

Para muchos/as pudiera parecer un tema menor, pero en los actualizados parametros en los que nos vamos a desarrollar a todos los niveles, territorialidad etc… el asunto “bandera” desde una perspectiva identitaria sería fundamental aclararlo dentro de la Herritar Batasuna. Habría que ir retirando la ikurriña de nuestro discurso y actualizar nuestra verdadera seña de identidad que es la bandera Navarra.

Un cordial saludo
Txento

 

Share This:

3 comentarios sobre “¿ Es la ikurriña la bandera de todos los navarros/as ?

  • el Mayo 9, 2017 a las 8:01 am
    Permalink

    Aupa, Maju!

    Después de estar un tiempo de necesario reposo, vuelvo a la carga.

    Yo estoy a tope por la bandera independentista navarra (sin cadenas nacional-católicas españolistas, que vienen del mito de la batalla de las Navas de Tolosa y la cruzada cristiana contra el moro infiel y bla, bla bla, que tan bien desmontó y desenmarcaró el arabista navarro de Uharte-Iruñea Ambrosio Huitzi *). Comparto tus argumentos a favor de ella.

    Ahora bien, hay que hacer un trabajo lento, tenaz y muy respetuoso para convencer a nuestras compatriotas de que la ikurriña, bandera que ha simbolizado a la nación vasca durante 100 años, y que ha sido (y sigue siendo) perseguida con saña por el españolismo, sobre todo en Nafarroa Garaia, tiene un origen y simbolismo bastante discutible y criticable, que nos encadena al imaginario mitológico regionalista-foral-español del PNV, de su Euzkadi/Euskadi, la “nación foral”, el Zazpiak Batman y todo eso, fruto podrido de la conquista progresiva y continuada de la Nafarroa Osoa.

    No es fundamentando nuestra nación en las instituciones e ideologías creadas para asegurar la conquista de Nafarroa Osoa (los herrialdes y los fueros acordados por Castilla, los supuestos pactos con la corona y el rey de España, la mítica independencia de los “estados vascos” y otras mentiras históricas creadas por nuestros conquistadores para destruirnos, anestesiarnos y oprimirmos) como vamos a RECUPERAR nuestra independencia. Es sencillamente imposible, como lo es construir el modo de producción comunista manteniendo la producción y la circulación de mercancías.

    Es decir, que la ikurriña está llegando al fin de su misión histórica, que fue dotar de una conciencia nacional más o menos moderna a un Pueblo que había sido derrotado una y mil veces, y que estaba a punto de desaparecer. Yo creo que hay que empezar a dar la prioridad (que no exclusividad) a la bandera independentista navarra. Pero sin olvidar la historia de la ikurriña, con sus luces y sombras, y asumiendo TODO nuestro pasado nacional, tanto el que nos agrada como en el que nos digusta. La verdad es revolucionaria, aunque a veces sea muy amarga. Asumamos nuestro pasado con todas sus limitaciones, para mejor poder transformarlo.

    En la Herritar Batasuna tenemos que ser muy intregadoras, evitar en este tema los sectarismos y los extremismos. No hay ningún problema para que nuestra nación, Euskal Herria, la Nación Vasca, Nafarroa, Nabarra, puedan tener dos banderas en estos años de lucha por la RECUPERACIÓN de la independencia y la construcción de la República Ecosocialista. Incluso tres, con el Arrano Beltza (sobre fondo rojo, faborez!!!!). Las naciones de inventan sus banderas según sus necesidades, es algo que ha sucedido y sucede en todo el planeta, y no nos tenemos que acomplejar por las sandeces y estupideces de los españolistas,que sólo buscan destruir todo lo que pueda favorecer el fortalecimiento y extensión de nuestra conciencia nacional navarra y euskaldun.

    En este mismo blog se puede ver la prioridad que se le da a nuestra bandera nacional navarra, como símbolo de nuestra voluntad de RECUPERAR la independencia que nos fue arrebatada progresivamente por la fuerza de las armas durante guerras que duraron prácticamente bastante más de 500 años, si se incluye, como se debe hacer, el reino de Pamplona-Nájera, antecedente directo del reino de Navarra, anexionado por Castilla y Aragón en 1076, tras el asesinato en Peñalén (Funes) del rey Antso IV. El Reino de Navarra fue creado en 1134, como restauración del anterior reino de Iruñea-Naiara, y existió como estado soberano hasta que Francia anexionó el último reducto de nuestra soberanía nacional, Nafarroa-Biarno/Navarre-Béarn, en 1620.

    Pero en este mismo blog se puede ver que la ikurriña también aparece, aunque en un segundo plano, como se hizo en la presentación de Iruñea. Hay que integrar y hacer compatibles TODAS las sensiblilidades independentistas de este País, priorizando, evidentemente, el símbolo nacional, la bandera que mejor se adapte y responda a nuestras necesidades. Y ésta no es otra que la bandera independentista navarra.

    Así que la respuesta es : la ikurriña es y ha sido la bandera de las independentistas navarras durante cien años, y por eso ha sido perseguida y despreciada por los españolistas y antinavarros de todos los colores y sabores, los autodenominados “navarristas” que no son sino traidores a su Patria y agentes del imperialismo español en Nabarra. Poe eso odiarán con todas sus fuerzas también la bandera independentista navarra, como odian hoy en día el término Euskal Herria (que antes aceptaban gustosos), como odian Euskadi o Euzkadi. Porque el problema es que son imperialistas españolistas colaboradores de la conquista continuada, nacionalistas chovinistas españoles, que lo que busacn es destruir y desintegrar nuestra Nación (se llame como se llame y tenga la bandera que tenga) a cualquier precio.

    Y la respuesta es: en esta nueva etapa de la lucha del Pueblo Trabajador Vasco por su liberación nacional, social y antipatriarcal, por la RECUPERACIÓN de la independencia arrebatada por la violencia y las armas y la construcción de una REPÚBLICA ECOSOCIALISTA, FEMINISTA, CONFEDERAL Y EUSKALDUN, la bandera independentsta navarra tiene que lograr ser la bandera de todas las ciudadanas de nuestra nación, de todas las habitantes de Nafarroa Osoa, de Euskal Herria. Hay que explicar sistemáticamente su simbología y significado, las profundas limitaciones de la ikurriña para ser una bandera realmente nacional, y convencer a la gente de que esa debe ser la bandera de la lucha por la Independencia.

    Besarkada bat denondako, bihotz-bihotzez!

    *Estudio sobre la campaña de Las Navas de Tolosa, Huici, Ambrosio, Ensayo y Testimonio 121, Año 2011, 256 páginas, 55 fografías y planos, ISBN:978-84-7681-700-1. Edición de: Roldán Jimeno. El arabista Ambrosio Huici (Huarte, 1880) presentó en 1912 un trabajo demoledor al concurso con el que la Diputación Foral de Navarra pretendía celebrar el VII centenario de la batalla de las Navas de Tolosa (1212). Pese a elogiar la apabullante erudición de Huici, el jurado dejó desierto el concurso: la rigurosa investigación histórica llevada a cabo por el de Huarte tiraba por tierra la leyenda navarra sobre el protagonismo de Sancho el Fuerte en tan crucial batalla de la «Reconquista». Huici probaba que el ya muy mayor Sancho VII acudió a las Navas con unos 200 caballeros, por lo que el papel de los navarros fue escasamente relevante. Para la oficialidad, la osadía de Huici rayaba en lo intolerable al derruir el mito de las cadenas de Navarra, supuestamente arrancadas por el aguerrido monarca navarro en asalto a la tienda del rey moro Miramamolín.
    Reeditamos el trabajo sobre las Navas de Tolosa de Ambrosio Huici para reivindicar desde su tierra la figura de un arabista, en su tiempo respetado internacionalmente, cuya honestidad y valía intelectual le costó el ostracismo en su tierra. La obra supuso un hito en los estudios críticos sobre las fuentes árabes, auténtico punto de partida para la reconstrucción objetiva de una batalla elevada a la categoría de heroica gesta nacional.
    Roldán Jimeno, editor del libro, traza la andadura de nuestro arabista en un pormenorizado estudio que recorre su trayectoria personal e intelectual. La vida de Huici transcurriría a partir de 1912 en Valencia. Allí, represaliado por el franquismo, sería despojado de su cátedra y sufriría las duras consecuencias de la dictadura franquista. Valencia honra hoy su memoria con la calle Arabista Ambrosio Huici.

    Respuesta
    • el Mayo 9, 2017 a las 12:55 pm
      Permalink

      No quería ser sectario ni nada parecido, ni tampoco soy tan ingenuo como para imaginar que la ikurriña y su simbolismo JEL van a desaparecer y ser reemplazados por algo mejor como la bandera de las ocho barras sólo porque un puñado de gente seamos conscientes de estos problemas histórico-simbólicos. Lo que sí que querría es que este debate exista y vaya pasando a un primer plano de la sociedad vasca en su conjunto, porque no sólo la simbología es importante, sino sobre todo toda la historia que la rodea lo es y debemos recuperar nuestra conciencia histórico-nacional frente a la supresión españolista y la manipulación jeltzale. Porque quien no sabe de dónde viene difícilmente sabrá a dónde va, ni por qué quiere ir a ninguna parte.

      Respuesta
  • el Mayo 8, 2017 a las 7:05 pm
    Permalink

    La de las cadenas o la original de las ocho barras que emanan de un centro? Yo me opongo con fuerza a las cadenas, que son una invención extranjera (lo empezaron a usar los borbones franceses y se adoptaría en Nafarroa Garaia sólo en 1910) y parecen simbolizar el encadenamiento de la nación vasca en general y en particular de Nafarroa Garaia.

    Por lo demás de acuerdo: la ikurriña representa según sus creadores, los hermanos Arana Goiri, la “raza” (sic), la libertad de Bizkaia (por la batalla de Padura, todo muy mitificado y sin duda en el fondo apelando a la tradición carlista-foralista, es decir a la antigua bandera española con la cruz de San Andrés) y el cristianismo. Es cierto que durante este siglo ha cobrado mucha relevancia y es venerada por mucha gente, pero no todo el mundo, y es un precio simbólico que se paga al aranismo jeltzale, del cual sí que es icono indiscutible. La bandera navarra es tradicional e histórica y debería ser asumible por toda la nación vasca, no tiene simbolismo cristiano expreso (es laica) ni se puede asociar de ninguna manera al racismo y la xenofobia que impregnaron el aranismo e ideología JEL original.

    Nabarra no es todo lo que es Vasconia o Euskal Herria pero sí que es su última manifestación política soberana y por lo tanto una parte muy importante, de la cual deberíamos adoptar la bandera, aunque sólo sea porque es muchísimo mejor (histórica y no fundamentalista con veleidades racistas, como la ikurriña). Ahora bien, sin las cadenas borbónicas, por favor.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *